miércoles, 5 de junio de 2013

La momia en la casa de los Espantos

La Momia en la Casa de Espantos


La Leyenda:
Se descubrió que un maniquí en un carnaval no estaba hecho de la combinación usual de papel mache y saliva carnavalera, si no de piel humana y huesos. Los niños que entraban a la casa de sustos habían estado picando, riendo y jugueteando con un cadáver real momificado.
La Verdad:
Aparentemente el olor no solo venía del ex-convicto atendiendo el puesto de salchichas empanizadas. En 1976 un equipo de cámaras que grababa un episodio de The Six Million Dollar Man empezó a acomodarse en la casa de espantos en el parque de diversiones Nu-Pike en Long Beach, California.

Mientras se movían al lado del maniquí del “hombre ahorcado”, accidentalmente le tiraron el brazo y descubrieron huesos humanos dentro de el. Biónico, no era.
La historia se pone aun más rara. El cuerpo era de una mente maestra criminal Elmer McCurdy, que había sido asesinado en un tiroteo después de un robo a un tren en 1911. ¿La suma principesca por la que Elmer fue eliminado? $46 dólares (y dos botellas de whiskey).
McCurdy fue embalsamado por el enterrador local, y aparentemente el hombre estaba tan complacido con su trabajo que hizo un maniquí del cadáver y lo sacó del ataúd y lo mostró en el funeral como evidencia de sus habilidades. Les cobraba 5 centavos a las personas para ver el cadáver, los cuales pagaban soltando la moneda en la boca del cadáver.

¿Piensas que no se puede poner más extraño? Oh, tonto ingenuo. Después de muchos años de juntar centavos (¿Cómo diablos sacaban las monedas después de ser tiradas en la boca del cadáver? es algo que mejor dejaremos a la imaginación) el plan de nuestro embalsamador emprendedor fue arruinado cuando los hermanos de McCrudy se presentaron para reclamar el cadáver. Por supuesto estas personas no eran sus hermanos, eran astutos promotores de un carnaval. En ese punto en adelante la momia de McCrudy salió en un misterioso y morboso tour alrededor de América sirviendo de maniquí en carnavales de todo el país antes de llegar a su lugar de descanso, Long Beach.

McCrudy está enterrado en Oklahoma. Debido a que McCrudy tenía el cadáver más divertido en la historia, previnieron que cualquier persona se lo llevara poniendo concreto encima del ataúd. En serio.